La separación o el divorcio ante notario tiene que ser de mutuo acuerdo y siempre que no haya hijos menores no emancipados o que tengan una discapacidad y dependan de sus padres. Dicho esto, por la situación sanitaria actual, es necesario pedir cita previa para todos los servicios notariales, urgentes o no, contar con los medios de protección adecuados y evitar aglomeraciones. Una vez concertada la reunión, ustedes podrán acudir a la notaría acompañados de un abogado y con el convenio de divorcio redactado. El notario comprobará y dará fe de que los cónyuges son plenamente conscientes del convenio acordado, que es equitativo para las partes y que no incluye agravios que perjudiquen a uno de los miembros de la pareja. Además, el notario les podrá aconsejar sobre los bienes en común o sobre la liquidación del régimen económico matrimonial. Una vez comprobado que todo es correcto, se firmará la escritura de divorcio, tras lo cual el notario lo comunicará al Registro Civil.